¿Por que los girasoles se miran unos a otros? - girasoles mirandose

Cuando los días son tristes y el sol no brilla, los girasoles se giran de tal manera que parece que se miren uno a otros. Lo hacen para compartir sus energías. Es impresionante , ¿verdad?


¿Qué pasa con los girasoles cuando no hay sol?

El girasol va girando durante el día siguiendo el movimiento solar, es decir, de este a oeste. Durante la noche, invierte el sentido rotando de oeste a este para que, de nuevo al amanecer, sus flores estén mirando hacia la salida del sol.

La mayoría de las personas piensan que los girasoles necesitan el sol para vivir, pero qué pasa cuando no hay sol?¿Qué pasa en países fríos?

Los girasoles tienen su origen en América del Norte, donde hay muchos días soleados. Sin embargo, también pueden crecer en climas más fríos. Esto se debe a que los girasoles son plantas que se adaptan con mucha facilidad.

El girasol necesita alrededor de 6 horas de sol al día para seguir adelante. Sin embargo, si no hay suficiente sol, las plantas aún pueden sobrevivir (crecerán un poco más lento y podrían no florecer, pero todavía estarán vivas..)Si te encuentras con un girasol bajo la nieve, no te preocupes. Probablemente esté bien. Solo necesita un poco de sol para “despertar”.


¿Por qué los girasoles se miran entre si?

Tal y como su propio nombre indica, los girasoles giran de acuerdo a la inclinación del sol ya que se trata de su método de existencia y supervivencia.

Esto, no siempre puede darse por razones climatológicas. Hay meses del año y algunos días nublados o lluviosos en los que los girasoles no tienen disponible su fuente de luz natural.

A diferencia de lo que ocurren con otras plantas, los girasoles no se marchitan o miran hacia abajo, sino que se giran unos a otros para compartir entre ellos sus energías.


Comparación del girasol con la vida humana

Este comportamiento es comparable con la necesidad humana de comunidad y apoyo mutuo, especialmente en tiempos difíciles.

Al igual que los girasoles, las personas también tenemos una fuente principal de energía: nuestras pasiones, metas, ideales… Pero, como en el caso del girasol, hay momentos en que nuestras fuentes de energía no están disponibles. Cuando las cosas se ponen difíciles, el apoyo mutuo es vital.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *